Un inexplicable y leve espectáculo

Seda (Alessandro Baricco, 1996) es una historia que le hace honor a su título. Suave, ligera como el éter. Se desliza por los dedos y por los ojos con gracilidad y generando un placer calmo. Armonía y ritmo con la cadencia de lo bello. La adjetivación podría ser interminable, pero todo el ejercicio confluiría en los sentidos, en cómo estos se abren a un mundo íntimo. Un mundo que es la apacible vida de Hervé Joncour en Lavilledieu, un pueblo francés, y que se altera levemente cada año cuando viaja a Japón.

Sigue leyendo

Anuncios

Saramago y Monsiváis: Adiós a dos grandes

Uno tenía 87 años, el otro 72. Uno ya no pudo más contra la leucemia y el otro aplicó banderas blancas ante una septicemia pulmonar. José Saramago, el “uno”, era portugués. Carlos Monsiváis, el “otro”, era mexicano. Dos personas únicas, pero unidas bajo el mismo vicio: las letras. En medio del torbellino rimbombante del planeta fútbol, ambos decidieron armar las maletas e irse silenciosamente de esta casa. Sin estridencias. Uno el viernes. El otro el sábado.

Las librerías, obviamente, desempolvarán sus obras y las pondrán en las vitrinas para rentabilizar sus decesos. Ejercicio normal dentro de los parámetros éticos del capitalismo, pero del cual no todo es terrible. ¿La razón? El invaluable aporte de sus plumas. Dos intelectuales que no negaban la cultura popular y que no callaban su visión de mundo. Saramago incondicional de las izquierdas y Monsiváis, en palabras de Elena Poniatowska, “una piedra en el zapato en la vida de México”.

Sigue leyendo

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.