Los 10 mejores de Sudáfrica

Aunque cueste aceptarlo, el Mundial de Sudáfrica se acabó y el colofón que damos en Planeta Vicios es el ránking con las 10 mejores situaciones y/o figuras durante el torneo, a la espera ya de la próxima cita, Brasil 2014.

1. El Pulpo Paul. La pequeña ciudad de Oberhausen, Alemania, vio como llenaba titulares en el mundo gracias a uno de los habitantes de su acuario municipal: el pulpo Paul. El octópodo, tocado por algún misterioso privilegio, se transformó en la estrella excluyente de la Copa del Mundo al acertar correctamente ocho pronósticos de resultados, en la competencia. ¿Su método? Al principio sólo estaba destinado a ser oráculo de los partidos de Alemania. En esa instancia, sus cuidadores ponían su comida en dos recipientes cerrados, uno con la bandera de la Mannschaft y el otro con la del rival de turno. Paul abría uno de los tanques y siempre el que eligió correspondía al vencedor en el duelo futuro. La gracia la repitió en la final entre España y Holanda. Con un espectacular registro de cien por ciento de efectividad, ahora el animal se retira del ejercicio, a lo grande, en su momento de mayor esplendor. Crack.

2. Larissa Riquelme. Una extraña mujer sufriendo los vaivenes de la selección paraguaya, vestida con sus colores, gritando desde Asunción y con un escote que se ha convertido en el más famoso de este último mes, alrededor de todo el mundo, debido a un travieso celular alojado en dicho regazo, es sin duda una de las imágenes más maravillosas de Sudáfrica. Escarbando por aquí y por allá se llegó a su gracia: Larissa. Modelo paraguaya con 90-60-94 para el planeta, pronto notamos su tendencia al desnudo. Prometió quedar como Dios la envió al mundo si los guaraníes ganaban a España en semifinales. La Roja europea nos privó de la suerte, pero Lari, bondadosa, luego reformuló su promesa para el momento en que los hispanos lograran el título. Cumplió su promesa en la revista Interviú. Por algo fue bautizada como La Novia del Mundial.

3. España. Si el Mundial es de fútbol, algo de fútbol hay que hablar. Y para el podio, obvio, hay que tener al campeón. Los hispanos comenzaron flojos, con una derrota ante Suiza, se enderezaron con Honduras y terminaron de armarse ante el atosigante Chile de Marcelo Bielsa. A partir de ese duelo, donde les marcó Rodrigo Millar, la roja europea clausuró su portería. Nadie pudo superar a Iker Casillas, mientras que David Villa sumaba goles a su registro hasta llegar a cinco. Pasaron Portugal, Paraguay, Alemania y finalmente Holanda. Ante la “Oranje”, algo desarticulados, de todos modos hicieron prevalecer su tiki taka, sellando todo en las botas de Andrés Iniesta, el “Cerebrito”, el mejor del equipo y quien resume toda la filosofía de esta España campeona por primera vez en su historia.

4. Diego Forlán. Cachavacha fue el alma de Uruguay. Si bien la Celeste en sí misma encierra una definición de garra y huevos, el “10” le ganó a todos en su equipo, en ese apartado. Remolcó a los charrúas ante Sudáfrica, guió los hilos ante Corea del Sur y manejó las acciones en ese thriller que fue el duelo ante Ghana, en cuartos de final. Y cuando la selección perdió ante Holanda y Alemania, él siempre tuvo a los uruguayos con la ilusión intacta de cambiar la historia en el último minuto, como ocurrió ante los germanos, cuando un tiro libre en la agonía casi rompe el travesaño. No fue gol, pero resumió el espíritu de lucha. Reconocido como uno de los pocos en domar la caprichosa Jabulani, además la FIFA reconoció su esfuerzo con el Balón de Oro, otorgado al mejor jugador de un Mundial y emulando a otros tres sudamericanos: Diego Maradona (1986), Romario (1994) y Ronaldo (1998).

5. Thomas Müller. No diga gol, diga Müller. Para los alemanes, el apellido encierra muchas alegrías. De hecho, antes de Miroslav Klose, el goleador germano por excelencia era Gerd Müller. Thomas no es nada del bombardero, pero en Sudáfrica, con apenas 20 años, empieza a trabajar en un camino que lo puede llevar a la gloria. Con cinco conquistas (las mismas de Forlán, Villa y Wesley Sneijder), la FIFA decantó en él -por tener además más asistencias- para entregarle la Bota de Oro, el galardón para el máximo artillero del torneo. El jugador del Bayer Munich se convirtió en el segundo jugador menor a 21 años en anotar dicha cantidad de tantos en un Mundial. El anterior había sido un tal Pelé, en 1958, aunque éste lo hizo con 17 calendarios. Claro, eso también le sirvió para obtener el premio Hyundai al jugador revelación.

6. La mano de Suárez. Luisito es visto como villano en África, pero es un héroe nacional en Uruguay. En los cuartos de final, en el duelo entre charrúas y Ghana, el último representante del continente organizador que quedaba, el delantero se convirtió en protagonista al evitar con sus brazos el gol que significaba la clasificación de las Estrellas Negras. Era el último minuto de juego suplementario, el minuto 119 de un agonizante 1-1, cuando Suárez recurrió a este recurso. Obviamente lo expulsaron y hubo penal para los ghaneses. Sin embargo, Asamoah Gyan, la figura africana envió el lanzamiento a las nubes previo golpe en el travesaño, lo que llevó a la definición desde los 12 pasos, donde la Celeste avanzó. Sin duda, el momento más infartante de la Copa.

7. El costillazo de Beausejour. Chile volvía a los mundiales después de 12 años y el objetivo era avanzar a segunda fase. La meta se cumplió, pero antes había otra: ganar un partido por primera vez desde 1962, cuando la Roja derrotó a Yugoslavia en la definición del tercer puesto de la Copa del Mundo hecha en casa. Curiosamente, eso había ocurrido un 16 de junio, mismo día (de 2010, obvio) en que la Selección debutó en Sudáfrica, ante Hondura. Magia numérica o no, Chile volvió a tocar las mieles de la victoria con un 1-0 que pudo ser más. ¿El héroe? Jean Beausejour. Pase quiebra defensas de Mati Fernández a Mauricio Isla y el Huaso que ejecuta un centro de la muerte de manual que dio en la costilla de Palmatoria, antes de lanzarse a celebrar en un loco grito que demoró 48 años en llegar.

8. El culebrón de Cristiano. CR7 no tuvo un buen Mundial. Apenas marcó un gol a la aporreada Corea del Norte y en octavos de final dijo adiós al ser eliminado por España, rematando la jornada con un escupo a la cámara. Finito. Sin embargo, tras la Copa vino la verdadera acción para el delantero. Por Facebook y Twitter, el tipo anunció que se había convertido en padre, gracias al arriendo de vientre de una mujer aún desconocida, en Estados Unidos. Irina Sheik, su novia rusa, explotó de furia ante la noticia que en secreto había guardado, pero luego recapacitó y viajó junto a su novio para encontrar al nuevo retoño.

9. El regreso de Diego. Argentina entró casi por la ventana a Sudáfrica. Con un proceso deplorable al mando de Alfio Basile, la albiceleste recurrió a Maradona, su máximo ídolo, para asumir la banca. Los resultados no fueron mejores, pero alcazaron para viajar. Antes del debut las dudas eran enormes, pero con el fútbol de Lionel Messi, los trasandinos supieron sobrepasar el estreno ante Nigeria con un fútbol ofensivo y vistoso. A D10S se le vio celebrar como un chiquilín y vestido de traje. Luego vinieron los triunfos ante Corea del Sur, Grecia y México. Diego comía manzanas en la conferencias, hacía shows al borde del campo y mandaba a Pelé al museo. Su alegría era inconmensurable hasta que aparecieron los alemanes. ¡Paf! 4-0 y Argentina de vuelta a casa en cuartos de final. Pese a ello, la gente los recibió con carnaval en Ezeiza y Maradona sigue siendo Maradona.

10. Nueva Zelandia. ¿? Sí, los Kiwis ganan un lugar de privilegio, porque pese a quedar eliminados en la primera fase, fueron los únicos en terminar el torneo en calidad de invictos. Es cierto, tampoco ganaron  -firmaron empates consecutivos con Eslovaquia, Italia y Paraguay-, pero considerando la mirada despectiva que siempre se tiene hacia el fútbol del continente oceánico, su participación fue bastante alentadora. Defensivos, mas no criticable. De hecho, Paraguay e Italia, dos de sus rivales practicaban sistemas tácticos similares. En fin, un reconocimiento a la deportividad y dignidad de los All Whites.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: