Los 10 peores de Sudáfrica

1. Árbitros. “Nos robó el partido”. Las palabras son de Wesley Sneijder, volante holandés y quien culpó al juez inglés, Howard Webb, por la derrota ante España en la final del Mundial. Sin duda una exageración, del “10” Oranje, pero que perfectamente podría resumir la actuación global de los hombres encargados de imponer justicia. Webb, de hecho, marcó una actuación deplorable, donde no expulsó a tres jugadores de Holanda por acciones criminales (la más clara fue la patada recibida por Xabi Alonso, cortesía de De Jong). Pero a él se sumaron con honor Roberto Rosetti, quien validó un gol en off side a Carlos Tévez, en los octavos de final entre Argentina y México, además del uruguayo Jorge Larrionda, quien no cobró el gol legítimo de Inglaterra a Alemania, cuando la pelota había entrado al menos unos 40 centímetros. Reprobaron también Khalil Ibrahim al Ghamdi (Arabia Saudita), Koman Coulibaly (Mali), Eddy Maillet (Islas Seychelles) y Stephane Lannoy (Francia). ¿Pablo Pozo? Dirigió Portugal-Corea del Norte y Holanda-Camerún sin mayores problemas y al menos zafó de las críticas.

2. Vuvuzelas. El sonido, perdón el ruido constante en cada enfrentamiento del Mundial tenía una única fuente: estas cornetas, rebautizadas con el nombre sudafricano, y que de seguro mandará a varios asistentes a los estadios derechitos a una consulta otorrina. La FIFA sabía de su presencia desde la Copa Confederaciones, sin embargo hizo vista gorda, calificándola como algo folclórico y que entregaría color a la disputa del torneo. Y claro, en la primera fase, cuando los partidos eran aburridos, todos hablaban de ella. Incluso hay teorías de que el ruido era grabado y salía por los altoparlantes para puro joder. Los jugadores se quejaron de esta especie de representación de un panal de abejas gigantesco, pero el ente rector del fútbol planetario siguió haciendo oídos sordos.

3. Jabulani. Adidas debió soportar una avalancha de críticas por su producto estrella, el balón oficial de la Copa del Mundo. Hasta la NASA se metió en el cuento, haciendo pruebas que determinaron lo innegable: a cierta velocidad, el implemento se convertía en algo inestable e impredecible. ¿El número mágico? 72 kilómetros por hora. Arqueros de todos los colores sufrieron la viboreante esférica y Robert Green, meta inglés, fue el primero en caer producto de un error al tratar de contenerla. De todos modos, y pese a su locura, Jabulani tampoco ayudó demasiado a los delanteros. Es más, Sudáfrica registró apenas 145 goles, con un promedio de 2,27 por partido, el segundo peor en la historia tras Italia 1990, donde el promedio fue 2,21.

4. Joseph Blatter. Si bien reconoció que el arbitraje de la final fue deficiente, eso no quita que el presidente de la FIFA ocupe un alto puesto en este ránking. Quizás obnubilado por su obsesión de transformarse en Premio Nobel de la Paz, el suizo no ha podido ver los defectos de esta Copa y se ha dedicado a defender lo indefendible. Para él, la Jabulani y la vuvuzela son bendiciones, mientras que el cometido del cuerpo referil, según su evaluación y más allá de algunos detalles, fue bueno. Derivado de este último apartado, Sepp continúa negando el uso de la tecnología para resolver las jugadas polémicas. ¿Más argumentos? Sus insinuaciones de bajar los cupos para Sudamérica de cara a Brasil 2014. Su papel de villano crece como la espuma. Tanto que ya se parece a El Pingüino, el enemigo de Batman.

5. Joachim Löw. El técnico alemán se ganó un lugar en esta revisión, no por ser un mal tipo. Es más, el hombre se ve buena persona con su elegancia, sus ternos, bufandas y jerseys azules. Por si fuera poco, explotó una selección joven que entregó valores interesantes como Mesut Özil y Thomas Müller. ¿Entonces? El único pero a su casi perfecta presentación, coronada con el tercer puesto del campeonato, fue su afición por urgar su nariz en busca de mocos, a vista y presencia de cámaras que reprodujeron sus expediciones para todo el mundo. Lo más asqueroso de sus performances era que el producto obtenido se iba directamente a las papilas gustativas.

6. Waka Waka. Es cierto, Shakira es una chica muy, pero muy dulce. Las caderas de la colombiana son insuperables y uno se cansaría llenando de flores su belleza. No obstante, la canción del Mundial, interpretada por ella ha sonado tanto que al próximo que la toque deberían darle castigo en prisión. Lindo que la música una a la gente, lindo que la música genere alegría, pero hay límites. Agrava su falta esta armonía, el hecho que ha sido acusada de plagio. El cantante tropical Wilfredo Vargas denunció que copiaron uno de sus hits para crear el himno.

7.  Francia. Escandaloso lo vivido por los Bleus en Sudáfrica, pero para varios el justo pago al modo en cómo clasificaron a la máxima cita futbolera. Los galos llegaron al Mundial, eliminando a Irlanda, con un gol viciado por clara mano de Thierry Henry, pero una vez en la tierra de Nelson Mandela expiaron todos sus pecados con una participación vergonzosa, en la cual no mostraron nada y terminaron con peleas internas de antología. “Anda a tomar por culo, hijo de la sucia perra”, le habría dicho Nicolas Anelka al DT Raymond Domenech, tras la derrota por 2-0 ante México, en la fase grupos. El incidente se supo, se habló de soplones, el capitán Patrick Evra fue cortado luego de una pelea con el preparador físico y cerraron su participación cayendo ante Sudáfrica. Eso sin contar que a su regreso a París debieron dar justificaciones a una comisión política. Laurent Blanc, el nuevo adiestrador, tendrá que reparar muchas cosas en ese camarín sino quiere que la guillotina sea resucitada.

8. Marco Estrada. Melame, El Jefe o el nuevo refuerzo del Montpellier francés ingresó al equipo titular de Chile, ante España, para reemplazar al suspendido Carlos Carmona. Su tarea era multiplicarse en la mitad de la cancha para controlar el juego de tiqui taca que tantos réditos le dio al campeón. Sin embargo, su actuación dejó mucho que desear. Falto de fútbol y tiempo llenó de patadas a los volantes hispanos y el juez mexicano Marco Rodríguez, quien lo perdonó en varias oportunidades, terminó expulsándolo en una de las jugadas más tontas del campeonato: una zancadilla casual a Fernando Torres, famoso este último mes por su excesiva fragilidad. La tarjeta roja desniveló las fuerzas y la Roja -la nuestra- debió conformarse con clasificar en segundo puesto en el Grupo H, lo cual derivó en el enfrentamiento de octavos de final ante Brasil, selección que nos hizo armar las maletas de regreso a Santiago.

9. Italia e Inglaterra. El útlimo campeón del mundo se transformó en el tercer monarca reinante en despedirse en la fase de grupos. Lo había hecho Brasil en 1966 y Francia en 2002. Confiado en viejas glorias, Marcelo Lippi llegó a Sudáfrica con la intención de repetir honores, sin embargo, el rendimiento de sus pupilos fue bastante deplorable, al punto que se retiraron del torneo sin ninguna victoria. “Vergogna” (vergüenza) fue la palabra más repetida por los medios italianos para recibir a su selección. Igual de humillante fue la recepción que tuvo Inglaterra al ser eliminada en octavos de final ante Alemania y por su pobre espectáculo, dirigido curiosamente por otro italiano, Fabio Capello.

10.  Corea del Norte. El equipo asiático fue el más goleado del Mundial, recibiendo doce goles en contra. En su debut ante Brasil parecían mostrar método y una defensa aguerrida que hizo justa la derrota exigua por apenas dos tantos a uno. No obstante, en su próximo apretón demostraron todas sus debilidades, siendo víctimas de un 7-0 de récord. En el cierra frente a Costa de Marfil regalaron tres nuevas conquistas. Una dura realidad, pero acorde a sus limitaciones. Más encima debieron soportar rumores de que cuatro de sus integrantes intentaron desertar para no volver al regimen comunista de Kim Jong Il. Punto aparte para Jong Tae Se, el Rooney del pueblo. Delantero que agarró contrato en el Bochum alemán y que ganó notoriedad por llorar mientras cantaba el himno de su país, en el debut ante Brasil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: