Semifinales: Holanda sepulta la garra charrúa

Sudamérica ya no tiene representantes en el Mundial. Luego de pintar para favorita, poniendo a sus cinco representantes en octavos de final, este martes el subcontinente vio como Uruguay, el último sobreviviente era apeado en semifinales por una Holanda no muy vistosa, pero elocuente y que supo establecer diferencias en el momento adecuado, más allá de que el marcador terminara con un ajustado 3-2.

Luego de su casi milagrosa victoria sobre Ghana, que le permitió estar entre los cuatro mejores del torneo, la Celeste salió con la intención de rememorar y repetir las míticas jornadas de gloria que vivió en 1930 o en 1950, cuando se coronó como la mejor selección del planeta. El discurso de la garra charrúa inundó la previa, pero una vez en la cancha la Oranje estableció ideas contrarias y argumentos demoledores: a los 18′ un zurdazo extraterrestre de Giovanni van Bronckhorst se coló hasta en los pensamientos más ocultos del golero Fernando Muslera para abrir la cuenta. Tras ello, los europeos parecieron controlar el balón con Wesley Sneijder y Arjen Robben.

No obstante, la idea de la mística uruguaya renació en el peor momento con otro zapatazo. ¿El autor? Diego Forlán, quien evidenció alguna falta de recursos del meta Marteen Stekelenburg. Era el minuto 41 y alcanzaba para que la Celeste se fuera al descanso con la ilusión intacta. En el complemento, sin embargo, se desató la diferencia. Fueron tres minutos intensos, entre los 70 y 73, que sepultaron toda esperanza del país de los tres millones. Primero con un remate de Sneijder, discutido pues pasó cerca de un milimétricamente adelantado Robbie van Persie, y luego debido a un cabezazo de Arjen Robben. Un 3-1 que se volvía imposible de alcanzar para cualquiera.

Claro, pese a las diferencias, Uruguay fue por un nuevo milagro. Batalló de manera permanente y encontró un premio a los 91′, gracias a la conquista de Maximiliano Pereira. Quedaban segundos y el profesor Óscar Tabarez mandó a todas sus tropas a por el empate, la pelota se paseó por el área holandesa, pero Jabulani caprichosa no quiso entrar, sentenciando el 3-2 que llevará a los holandeses a sumar su partido 25 sin perder y a su tercera final en Copas del Mundo (Alemania 1974 y Argentina 1978). ¿A quién enfrentará esta vez? Alemania o España, quienes definen la otra final este miércoles. Según el Pulpo Paul, que lleva un ciento por ciento de efectividad pronosticando los partidos germanos, el rival serían los ibéricos. Pero ya se sabe, la historia se escribe en la cancha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: