Día 17: Fetidez arbitral

Cada vez que a Inglaterra le toca jugar con Alemania parece comenzar perdiendo antes de los 90 minutos. Frases como las de Gary Lineker (“el fútbol es un juego de 11 contra 11 que siempre ganan los alemanes”), no hacen más que confirmar la teoría. Además, en la previa, la prensa británica añadía historias como las del Pulpo Paul, una especie de oráculo teutón que ha predicho con exactitud los resultados de la Mannschaft en Sudáfrica y que en esta pasada determinaba un nuevo triunfo germano.

Ya por fin en la cancha, la exhibición de actitudes dio un nuevo mérito para los alemanes. Sin Ledley King ni Jamie Carragher, ambos lesionados, la pareja defensiva de John Terry fue Matt Upson, quien sería negativamente clave a los 20′ al no saber aguantar a Miroslav Klose, tras un saque de arco del golero Manuel Neuer. El goleador aprovechó la blandura y anotó su duodécimo tanto en una Copa del Mundo, quedando a tres de Ronaldo, quien posee el récord. Sus compañeros, los aleros Thomas Müller y Mesut Özil, jugaban de manera perfecta y a los 32′ asistían a Lucas Podolski para el segundo. Seis minutos después, vendría el escándalo.

Herida, Inglaterra buscó un poco de orgullo entre sus propios restos. Frank Lampard probó con un remate en el larguero y a los 37′, Upson redimía sus pecados marcando el descuento. Sesenta segundos después, Lampard otra vez sacudía el travesaño y el bote daba por lo menos un metro y medio dentro del arco, antes de volver al campo. ¿Gol? Al árbitro Jorge Larrionda, a recomendación de su juez de línea Mauricio Espinosa, le pareció que no y se siguió jugando. ¡Horror! Los ingleses no lo podía creer, vivían el otro lado de la moneda del famoso gol fantasma que les dio la Copa en 1966. De inmediato, el debate si la FIFA debe aceptar repeticiones para aclarar jugadas polémicas, pero mientras el show debía continuar.

Los hombres de Fabio Capello trataron de ir a por el empate, pese al cachetazo, sin embargo eso generó carreteras muy despejadas para el contragolpe alemán. En tres minutos, esta arma liquidaría el pleito. Dos arranques, uno de Bastian Schweinsteiger y otro de Özil acabaron en los pies de Müller, quien estableció el definitivo 4-1. Un marcador inalcanzable y, en cierta medida, generada por el juez, quien habría dicho “Oh, mi Dios” al ver su error. De todos imposible soslayar los errores defensivos británicos, que los dejan fuera nuevamente, ante una Alemania que espera a Argentina.

Argentina 3 – México 1. Más polémicas

Al igual que en los octavos de final de Alemania 2006, Argentina y México volvieron a encontrarse en Sudáfrica. Hace cuatro años todo se definió con una volea hermosa de Maxi Rodríguez en favor de los trasandinos, pero ahora el trabajo albiceleste comenzó a erigirse gracias al segundo error arbitral del día. Cuando los aztecas se mostraban mucho más punzantes, con un remate de Carlos Salcido que dio en el horizontal y un tiro de Efraín Juárez a tres dedos que sacó pintura a uno de los metálicos defendido por Sergio Romero, un ataque trasandino acabó con un cabezazo de Carlos Tévez varios centímetros adelantado. ¿Fuera de lugar? Las pailas, el juez italiano Roberto Rosetti validó la conquista.

Era el minuto 26 y los mexicanos estaban enfurecidos, más cuando por las pantallas del estadio mostraron claramente la repetición. Los hombres encargados de hacer justicia se miraron, debatieron y finalmente mantuvieron la decisión pese a las evidencias. En medio de la rabia, los aztecas se desconcentraron y a los 32′, un error estúpido de Carlos Osorio le dejó el balón chancho a Gonzalo Higuaín, quien no tuvo más que sacarse a Óscar “Conejo” Pérez para aumentar las cifras, desatando los festejos y una curiosa escena: Gabriel Heinze en las celebraciones chocó con una cámara y luego la cacheteó.

Con el golpe de sentirse robados, más las dos conquistas, México estaba de rodillas y a los 52′, una nueva jugada de Tévez se convirtió en el 3-0. Lionel Messi, de gran partido, empezó la búsqueda para anotar por fin su primer gol en el Mundial, pero el arco se le mantuvo cerrado. El tiempo sólo entregó un nuevo festejo, pero fue el del honor, a través de Javier Chicharo Hernández.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: