Día 7: Pipita por tres

Y el fútbol por fin llegó al Mundial. Ya buena señal había dado el miércoles el duelo de Uruguay y Sudáfrica, pero todo se consolidó en la jornada del jueves, la cual comenzó con una exhibición de Argentina, goleando por 4-1 a Corea del Sur. La gran figura del encuentro fue Gonzalo Higuaín, hombre que había sido criticado en el debut ante Nigeria por su poca fineza, pero que ahora se destapó convirtiendo un triplete.

Todos los goles que los albicelestes desperdiciaron ante los africanos, cayeron ahora como tormenta. Sin embargo, antes de que ello ocurriera hubo bastantante trabajo. Los trasandinos, al inicio, se encontraron con los Guerreros de Taeuk medio dormidos y de esa actitud rentabilizaron temprano: a los 17′, una pelota detenida de Lionel Messi fue a parar a las piernas del delantero Park Chu Young, quien se equivocó de arco y terminó metiéndo el balón en la suya. Diéciseis minutos después, guiado por un motivado Carlos Tévez, llegó el segundo. Carlitos centró y Gonzalo Higuaín abría su show particular con un cabezazo.

Diego Maradona era una explosión de júbilo al borde de la cancha, pero el panorama se ensombreció al final de la primera parte, cuando Martín Demichelis, quizás pensando en su novia Evangelina Anderson, fue sorprendido por Lee Chun Yong, quien le robó la bola y acortó las cifras. Esto aleonó a los asiáticos, que tras el descanso, metieron bastante presión y cerca estuvieron de igualar. Argentina estaba en un atolladero hasta que al DT se le ocurrió la genial idea de meter a Sergio Agüero a la cancha. El ingreso del Kun entregó tal vitalidad que volvió a contagiar a Messi y bajo su manija dos nuevas conquistas, ambas firmadas por el Pipita y que elevan a Argentina al liderato de la tabla en el Grupo B y que casi les asegura el paso a la segunda fase del Mundial.

Grecia 2 – Nigeria 1. Siempre hay una primera vez

“Éste es un triunfo histórico para el fútbol griego y la nación”. Dimitrios Salpingidis, zaguero heleno no podía contener la emoción, luego de que su país consiguiera la primera victoria en un Mundial y que él fuera el primer hombre de Grecia de marcar un gol en esta instancia. Claro que para llegar a eso, los muchachos de Otto Rehhagel debieron pasar más penurias que Ulises en su regreso a Itaca.

El rival era Nigeria, que venía herido de una derrota ante Argentina. Su misión era ponerse de pie y a los 16′ el camino empezaba a recorrerse exitosamente con anotación de Kalu Uche. No obstante, cerca de la media hora todo comenzó a irse el cuerno, luego de la tonta expulsión de Sani Kaita por agresión a Vasileios Torosidis. Aprovechando eso y ante la necesidad de un triunfo para seguir con vida, el técnico de los griegos metió a Giorgios Samaras, otro delantero, en su esquema. Nadie podía creerlo, Grecia, la ratona, se iba de ataque. Y lo mejor para ellos fue que resultó: a los 44′, Salpingidis igualaba y anotaba el primer gol de su país en un Mundial.

Nigeria no tenía poder de reacción y por ello el complemento se transformó en un monólogo al cual no le faltó emoción. Los helenos se generaron una y mil ocasiones, pero las Súper Águilas resistían, básicamente, gracias a las manos del golero Vincent Enyeama, nuevamente figura del partido. Desgraciadamente para él, que no es Superman, el premio a la insistencia tuvo a Torosidis marcando el 2-1 definitivo y que ahora los obliga a vencer a Argentina si su deseo es seguir avanzando.

Francia 0 – México 2. Viva México cabrones

Por el Grupo A, las cosas ya también comienzan a aclararse. Sobre todo luego del majestuoso triunfo de México ante Francia por 2-0, con goles de Javier Hernández y Cuaúthemoc Blanco. Con la victoria, los aztecas llegan a la última fecha con 4 puntos, los mismos que tiene Uruguay, su próximo rival, y a tres unidades de diferencia de los galos y de Sudáfrica, por lo que un empate en el duelo de los dos primeros los clasificaría a ambos sin importar el resultado del otro juego.

El Tri llegaba al match con la obligación de lavar la imagen dejada en el estreno ante Sudáfrica. Palidísima. También tenía el reto de intentar por primera vez ganarle a Francia en su historia, equipo con el cual comparten el honor de haber protagonizado el enfrentamiento inaugural de Uruguay 1930. Sí, el primer Mundial. ¿Y qué pasó? Sacando el primer tiempo, que fue una lata, a excepción de una internada de Carlos Salcido, el objetivo se cumplió.

Los galos, eso sí, fueron los primeros en avisar con un disparo de Florent Malouda que el Conejo Pérez desvió oportunamente. Tras ello el partido despegó y a los 63′ ardió: una habilitación milimétrica de Rafael Márquez, ídolo y capitán, fue recepcionada por el emergente Chicharito Hernández, quien se sacó a Hugo Lloris y desató los “alabín, alabao, alabín bon baos”. Les Bleus trataron de equiparar la cosa, pero el técnico Raymond Domenech mantuvo a Thierry Henry en la banca, incluso cuando las cosas empeoraron a los 73′, con un penal de Eric Abidal sobre Pablo Barrera y que el viejo Cuaúthemoc convirtió de forma ajustada.

El carnaval en el zócalo fue padrísimo, mientras que la gelidez francesa se percibió mundialmente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: